06 Mar

#ACTITUD y compañía

Menos de un mes para el evento y que mejor que exprimiendo al máximo nuestro lema de este año. Aquí os dejo un acrónimo con la palabra #ACTITUD y todas las cualidades y aptitudes que van realacionadas con ella y de las que deberíamos de empaparnos.

Autonomía, es necesaria la capacidad para tomar decisiones y realizar proyectos gracias a nuestros propios medios. Los consejos siempre son útiles pero ser independiente y con capacidad de decisión es muy necesario.

Creatividad, la capacidad para crear nuevas ideas es algo con lo que todos nosotros nacemos, lo único que necesitamos es desarrollarlo. Leer, escuchar, observar…  Nos van a servir como inspiración y fuente de ideas.

Trabajador, ser comprometido contigo mismo, con las obligaciones, con las metas que quieres alcanzar y con la gente que deposita su confianza en ti.

Innovador, no quedarse simplemente en la idea creativa, si no llevarla a cabo, darles vida y sentido real a tus pensamientos.

Tenacidad, la fuerza que nos impulsa a continuar con nuestro trabajo sin escusas y sin rendirse.

Unico, cada persona posee unos rasgos de identidad, habilidades, formación y experiencias que forman un cóctel especial que nos distinguen del resto… Saca partido a tus cualidades para crear tu marca personal e influir en el mundo que te rodea.

Decidido, acogiendo el cambio, adoptando lo positivo y dispuesto a ser flexible.

08 Feb

“Pégame un viaje” a la realidad.

Cuando veis una noticia en el telediario, un artículo en el periódico o tenéis una conversación sobre los refugiados, la guerra de Siria y el comportamiento de Europa al respecto, ¿cómo os sentís? Yo creo que hay dos opciones que contestarían la gran mayoría. Una de ellas es con frustración, rabia o tristeza de ver a esas familias, esas personas que luchan por entrar en Europa, o que una vez aquí carecen de un hogar o simplemente de un país donde poder desarrollarse.

La otra opción es la indiferencia. No porque seamos tan crueles que todas esas personas no nos den pena si no porque vivimos con los ojos cerrados a las realidades que no tenemos tan cerca nuestro. Lo vemos como algo muy lejano que no podría pasarnos a nosotros y estamos tan acostumbrados a verlo en las noticias y en los medios todo el rato que ha pasado a no afectarnos.

Por eso mismo nos hace falta una dosis de realidad y hoy os quiero hablar de personas. Y es que aunque parezca mentira, nos cuesta darnos cuenta que tras cada noticia hay un refugiado, una persona  con su propia historia. Yo me he podido acercar un poco más a estas personas gracias a Pablo, autor del blog “Pégame un viaje” y además de creador en su canal de YouTube donde contó su experiencia en un campo de refugiados de Grecia. Pablo es un periodista de Alicante que pasó de tener una conversación con su compañera de piso sobre gente conocida que había estado colaborando en campos de refugiados a comprarse unos billetes de avión a Grecia, para pasarse 15 días como voluntario en el campo de Filippiada.

A su llegada le impresionó todo mucho, el estado del campo, la organización… “El primer día, nada más llegar, me gastaron una broma. Cogieron todos los tópicos que se tienen de ellos, los multiplicaron por veinte y los usaron contra mí para acabar todos riéndonos entre un ‘Era broma, Pablo. Bienvenido a Filippiada’.” Y es que a pesar de la situación de los refugiados él comenta que son muy agradecidos, saben que los voluntarios están allí para ayudarles en la medida de lo posible y lo valoran mucho, por lo que suele haber buen ambiente entre todos. “Mi voluntariado se centraba en la tienda del té. Allí preparábamos bidones enormes de té dos veces al día y hacíamos actividades con los pequeños: desde jugar hasta cepillarnos los dientes. También animábamos aquello poniendo música y dejándonos llevar por los bailes sirios y kurdos que nos enseñaban.”

Pablo también comenta que un día en el campo es bastante complicado para los refugiados y no porque no tengan comida o un sitio donde dormir, si no porque allí están desocupados, no tienen un trabajo ni obligaciones, los niños no van a la escuela y es imposible seguir con su educación. No se les permite tener ningún tipo de trabajo en el campo, ni siquiera colaborar con los voluntarios.

Personalmente, la parte que más me gustó de todo lo que documentó Pablo en su estancia en Filippiada son una serie de videos donde entrevista a varias personas refugiadas que viven en el campo, cuentan su historia y como han llegado hasta allí.

No es lo mismo escucharlo en las noticias que contado en primera persona, ¿verdad? Nos damos cuenta de la verdadera y dura historia de todas las personas que pasan por ello, que arriesgan su vida cruzando el Mediterráneo invirtiendo todo su dinero en la esperanza de poder continuar su vida de manera digna pero se encuentran con una especie de limbo, donde el tiempo pasa pero ellos no pueden hacer nada para seguir adelante. No todos tenemos la misma oportunidad que Pablo, de ir de voluntario hasta Grecia, ni dinero para poder donar, pero la ayuda empieza conociendo sus historias. Desarrollando nuestra conciencia social y poniendo nuestro conocimiento en acción.

11 Dic

Cambia tu mundo

Seguramente cuando eras pequeño tú también soñabas con grabar películas, cantar en grandes escenarios, viajar al espacio, luchar contra el crimen… Cuando creces, te vas dando cuenta de que no es tan sencillo como parece, que hay trabajos dedicados a unos pocos afortunados, o simplemente que tienes otras aspiraciones en la vida. Sin embargo, hay muchas personas que mantienen su sueño y lo persiguen. Pese a dedicarse a lo que siempre quiso, no creo que este sea el caso exacto de Peter Diamandis…

Peter Diamandis es un hombre que siempre quiso viajar al espacio, aunque también era consciente de lo difícil que era llegar a ser astronauta. Además, a él no le convencía la idea de dedicar su vida entera a prepararse en la NASA para ser astronauta sin que eso le asegurara poder viajar al espacio o, si lo conseguía, que fuese en tan sólo un par de ocasiones cuando se encontrase en órbita. Diamandis no entendía por qué los gobiernos tenían el monopolio de la investigación espacial, así que decidió hacer un concurso que acabase con esto.

Creó el X Prize, en el que ofrecía 10 millones de dólares a quien consiguiese hacer una nave reutilizable, que llevara a 3 personas a 100km de altitud y regresara con ellas en un plazo de dos semanas, y pudiese volver a realizar el viaje. Como os podéis imaginar, Peter Diamandis no disponía de los 10 millones de euros que prometía al ganador, y si ya fue difícil darle difusión y credibilidad a su concurso, más aún le fue conseguir esa cantidad de dinero entre patrocinadores y empresas interesadas. Por descabellado que suene, en Octubre de 2004 hubo un ganador. El grupo Mojave Aerospace Ventures logró hacer dos vuelos en los que alcanzaron los 112km de altitud con su nave Space Ship One, que ahora puede verse en el Museo del Aire y del Espacio.

Hoy en día Peter Diamandis es cofundador de la empresa SpaceAdventures, pionera en el turismo espacial. Esta empresa ha llevado al espacio a los primeros exploradores civiles espaciales del mundo y además ofrece una gran variedad de experiencias de aventura, como vuelos a gravedad cero, entrenamiento de astronautas y vuelos espaciales reales. Todas estas experiencias son muy costosas (desde cientos de miles de dólares, hasta varios millones), tanto para la empresa como para el explorador. Pero la ambición de llevar a civiles al espacio de Peter no acaba ahí, pues está convencido de abaratar este negocio hasta el punto de que un viaje espacial esté al alcance de muchas más personas.

No os quiero hacer llegar la historia de Peter Diamandis simplemente porque me resulte interesante, inspiradora y sea un claro ejemplo de tener actitud  (también es ingeniero, físico, fundador de la Singularity University, autor de bestsellers, ponente de 3 charlas TED muy reconocidas, y un largo etcétera), si no, porque aunque no de una manera convencional, ha logrado cambiar el mundo.

Cuando hablamos de cambiar el mundo lo primero que nos viene a la cabeza puede que sean cosas mucho más generales y que nos influyan más directamente a todos… ¿Pero por qué no pensar en algo más concreto? ¿No sería mucho más efectivo centrarnos en algo del mundo que nos rodea, algo que nos interese y que creamos pueda ser mejorado, e intentar cambiarlo? Si pensamos en los personajes más influyentes de la historia de la humanidad, ninguno ha cambiado el mundo entero él solo, pero todos han cambiado algo, algo de su mundo que a lo largo del tiempo nos ha repercutido en algún aspecto de la vida de todos.

Al fin y al cabo, cambiar el mundo, nuestro mundo, es más posible de lo que creemos. Y si alguna vez te lanzas a ello, te dejo unas ideas, pautas o reflexiones que  una vez le escuché a un amigo y nos pueden ayudar al cambio:

  • Desde pequeños nos han enseñado a decidir, a decantarnos por una cosa u otra, pero no siempre es necesario. No tenemos por qué tomar un solo camino, cuantas más cosas decidas hacer, más cosas podrás conseguir.
  • Tener paciencia está bien, pero siempre que la acompañes de persistencia. Esperando no llegan las cosas solas, pero intentando e intentando tarde o temprano acaba saliendo algo.
  • La opinión de un experto no siempre es la más válida. Las grandes ideas que buscan un cambio y hacen avanzar al mundo están fuera de un marco preconcebido, y una persona experta en algo no siempre es capaz de ver lo que todavía no existe, trabaja rodeado de cosas que llevan funcionando bien mucho tiempo. Por eso no poner límite a tus ideas te puede llevar lejos, pensar más allá de lo que ya conocemos, inventar nuevas soluciones.

Recuerda que la única manera de que el futuro sea como tú quieres es construyéndolo tú mismo, con ACTITUD.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies