28 Mar

Todo lo que perdemos cuando no miramos

Hace una semana, cuando caminaba de vuelta al trabajo tras tomarme un café, pasé debajo de unos andamios. Ese día en concreto, tras muchos de lluvia, hacía sol, y mientras caminaba bajo los andamios y pensaba en la pereza que me daba la reunión que tenía en media hora inspiré profundamente y eché la cabeza hacia atrás, mirando hacia arriba.

Fueron unas décimas de segundo, en las que abrí los ojos, y por un pequeño orificio en la estructura del andamio entró un rayo de sol y me golpeó en la cara. Volví a mirar al frente y espiré todo el aire contenido. Me paré así, en medio de la calle, y eché un vistazo a mi alrededor: un par de señoras tomando un vino en una terraza, un señor que caminaba hablando por el móvil, dos conocidos poniéndose al día…Cerré los ojos y noté el aire cálido, con sabor a primavera. Volví a caminar. Rechacé el impulso de sacar mi móvil del bolso y sonreí, consciente de haber tenido inesperadamente unos segundos de placer, de felicidad efímera.

¿Cuántas cosas nos perdemos cuando no estamos observando? ¿Cuánta belleza no percibimos por el simple hecho de ir mirando la pantalla de nuestro teléfono móvil?

Tantas veces me he encontrado frente a un paisaje hermoso, frente a una imagen bella o un acontecimiento emocionante, y en lugar de intentar que quede grabado a fuego en mi retina, en mi memoria…he sacado el móvil. La mayor parte de las veces sólo pierdo el tiempo, porque la foto o el vídeo no capta la realidad, lo que yo estoy viendo, viviendo, escuchando, oliendo. No capta mis emociones, mis sensaciones, el ambiente.

Estamos obsesionados con no dejar escapar nada, con guardarlo todo y, paradójicamente, es inmenso el número de momentos, emociones y acontecimientos que nos perdemos por estar centrados en otras cosas.

Así que hoy voy a aprovechar para proponeros a vosotros y a mí misma una serie de cambios en nuestro día a día:

  • Prueba a no coger el móvil cuando caminas: a la universidad, trabajo, autobús o a donde sea. Disfruta de tu alrededor. Despierta con la ciudad, mira los colores del cielo recién levantado, o embriágate con la suave neblina de la mañana.
  • Respira hondo: utiliza unos minutos al día para respirar conscientemente, para sentir todo lo que está a tu alrededor. ¿Huele a primavera? ¿Huele a frío? ¿Huele a lluvia? ¿Huele a hierba recién cortada?
  • No saques tantas fotos: la mayoría de ellas no vas a tener tiempo de verlas más, porque estarás sacando otras. Acabarás por borrarlas cuando no te quede suficiente memoria en tu teléfono móvil.
  • Disfruta de lo efímero de algunos momentos: es así, algunos momentos duran tanto como el aleteo de una mariposa. Nacen y mueren en un solo pestañeo. No sientas pena porque no te dio tiempo a captarlo con tu cámara, alégrate de que fuiste de los pocos afortunados (incluso puede que el único) en disfrutar de él.
  • Observa, escucha, siente: ya habrás escuchado miles de veces eso de que por alguna razón tenemos dos ojos, dos oídos y dos manos para observar, escuchar y sentir, pero sólo una boca para hablar. Por tanto, esfuérzate en dar uso a esos sentidos. Escucha a la gente de tu alrededor, escucha el mar si lo tienes cerca, escucha el viento colarse entre los edificios o soplar desde lo alto de la montaña. Observa a tu alrededor, empápate de las historias que te rodean y de las que sólo eres el telonero.

Por último, y para despedirme, dos cosas: un recordatorio y un reto.

Recordatorio: sólo quedan TRES DÍAS para TEDxOviedoUniversity. El 1 de abril os esperamos en el Auditorio Principe Felipe llenos de sorpresas, emociones e ideas que te harán reflexionar, aprender y sentir.

Reto: ¿qué mejor momento que un evento como este para practicar lo comentado en este post? Te reto a que no saques apenas el móvil, a que observes, a que escuches, a que sientas, a que disfrutes del momento, a que respires hondo y saborees cada palabra, cada actividad, cada conversación con personas tan distintas y, de algún modo, tan parecidas a ti.

¡Nos vemos pronto!

13 Dic

Tu peor enemigo

Hoy voy a tomarme la libertad de comenzar con un fragmento de uno de mis libros favoritos: Las gafas de la felicidad, de Rafael Santandreu.

Uno de los capítulos comienza con el siguiente relato:

Había una vez un estudiante que meditaba diligentemente en su celda del monasterio. Al cabo de un rato allí sentado, creyó ver una araña descendiendo delante de su misma cara y se asustó.

Pero ahí no acaba la cosa: cada día la criatura amenazadora volvía, más grande y más fea. Tan perturbado estaba, que el joven acudió a su maestro con el problema. Le explicó que planeaba hacerse con un cuchillo para matar a la araña durante la siguiente meditación. El maestro le aconsejó que no lo hiciera. En su lugar, le sugirió que siempre que meditase llevara una tiza consigo. Cuando apareciera la araña, tenía que marcar una X en su feo y peludo vientre.

El estudiante regresó a su celda. Cuando, de nuevo, apareció la araña, reprimió su impulso de atacarla y siguió las extrañas instrucciones del maestro. Cuando más tarde fue a contarle al anciano toda la experiencia, éste le dijo que se levantara la camisa: ¡en el propio vientre del muchacho, ahí estaba la X!

Tras este fragmento, Santandreu comenta cuán sorprendente es ver cómo todos los problemas emocionales – o al menos gran parte de ellos – están en nuestra mente.

“El cambio sólo se halla dentro de nosotros, en nuestra forma de pensar”

Y es que, ¿por qué, ante un mismo estímulo, dos personas pueden reaccionar de formas diametralmente opuestas? Parece una obviedad, pero la forma de pensar, de tomarse las cosas, las creencias y las costumbres adquiridas que cada persona tiene, influyen en la reacción posterior. Y el problema viene cuando esa reacción es negativa, nos agobia, nos frustra o no le vemos solución.

A veces, el día a día nos sobrepasa. El agua desborda del vaso. No pensamos más allá de ese o esos problemas que nos generan emociones negativas.

Y, cuando eso ocurre, solemos tomar una de las siguientes actitudes, totalmente opuestas:

  • Culpar al mundo exterior: nuestros padres, los profesores, nuestro hermano o hermana, nuestro amigo, nuestra pareja o ese vecino molesto son el problema. Pensamos “¿Cuál es su problema? ¿Por qué me tratan así? ¿Acaso me merezco esto?”. Nos declaramos en guerra con el mundo.
  • Culparnos a nosotros mismos: consideramos que lo que nos pasa es merecido, agachamos la cabeza y seguimos dejando que todo siga ocurriendo como habitualmente ocurre. Consideras inevitable que te pasen esas cosas, porque no te consideras merecedor de otras mejores. Nos declaramos en guerra con nosotros mismos.

Como veis, ninguna de las actitudes parece demasiado correcta. Y así nos enrolamos en una espiral de la que muchas veces nos cuesta salir, haciendo que nos estanquemos y nos olvidemos de que somos dueños de nuestras vidas y de nuestros actos.

Para mí, ese virtuoso punto medio aristotélico, está en olvidarse de culpas y asumir responsabilidades. Ante un problema, debemos tomar las riendas, y reflexionar sobre qué podemos hacer para cambiar lo que nos hace sufrir.

¿Por qué no lo pruebas? Para que se te haga más fácil las primeras veces, te dejo aquí una serie de pautas que creo te podrán servir de ayuda a la hora de comenzar a cambiar.

  • Olvídate de las culpas: ¿de qué sirve identificar al culpable? ¿Soluciona tu problema que haya un culpable?
  • Reflexiona sobre el problema: dedica unos minutos a pensar qué es exactamente lo que te hace sentir tan mal. ¿Cuáles de esas cosas puedes controlar y cuáles no? Es absurdo que nuestro bienestar dependa fundamentalmente de que otras personas cambien su actitud. Identifica qué puedes hacer tú para sentirte mejor, para tomarte las cosas mejor, para cambiar las cosas, pues sobre eso sí tienes poder.
  • Sé el primero en cambiar de actitud: no esperes a que las cosas cambien solas, o a que la otra persona cambie su actitud para sentirte mejor. Sé el que promueva el cambio.
  • Si lo de siempre no funciona, cambia de estrategia: parece obvio, ¿no? Sin embargo, continuamente nos obcecamos con hacer las cosas de una determinada manera, y nos frustramos con los resultados. No somos felices, pero no hacemos nada para cambiar la situación.
  • Sé el único dueño de tus emociones: ¡asume la responsabilidad! Sentimos en función de los pensamientos que se pasan por nuestra cabeza. En definitiva, somos dueños de lo que sentimos, por muy chocante que sea eso en ocasiones. No estoy diciendo que debamos controlar qué sentimos, sino que seamos conscientes de que sentimos en función a cómo pensamos. Al ser conscientes de ello, reflexionaremos más y posiblemente identificaremos qué pensamientos están produciendo determinadas emociones. De esta manera podremos cambiar el pensamiento, y lo que estamos sintiendo por tanto.
  • Ponte en el lugar del otro: en aquellos casos en los que el problema esté relacionado con otra persona, trata de ponerte en su lugar. Reflexiona sobre cómo puede estar sintiéndose la otra persona, sobre si tus palabras pueden estar haciéndole el mismo daño que las suyas te hacen a ti. Con empatía, solidaridad y, sobre todo, ganas, los problemas tienen más fácil solución.

Por último, recuerda: nada es absoluto. Lo que pensamos hoy puede no ser lo mismo que lo que pensamos mañana. Nadie está en posesión de la verdad absoluta. Sé consciente de lo que piensas, de tus creencias y de tus actos, y por último, de tus emociones. Conviértete en el dueño de tu vida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.