08 Mar

Cuando la actitud no basta

No nos engañemos, no todo es actitud. Hay que conocer los propios límites y asumirlos; no pensar que basta querer que nuestras incapacidades desaparezcan para que efectivamente lo hagan. El ser humano es limitado y hay lugares a los que no llega, momentos en los que las cosas no salen o tareas en las que se fracasa. Uno puede poner poner toda la ilusión del mundo en intentar derribar a empujones una pared y por muchos libros de autoayuda que se lean la pared seguirá en su sitio.

A veces, el éxito no acompaña a quienes más lo merecen o a quienes más lo han bucado. Hay momentos en que la vida parece injusta y es que probablemente lo sea. Pero con eso hemos de contar siempre. La base de una buena actitud, de una ilusión sana, ha de ser la consciencia de que el fracaso está ahí, que es más fácil caer en sus garras que en las de la fortuna. En la vida, llamarte Napoleón no te exim de perder la batalla de Waterloo. ¿Fue la más difícil que libró Bonaparte? Parece ser que no. Pero fue la definitiva. Y aunque el general que te derrotó, el duque de Wellington, diga que eres “el estratega más hábil que ha habido, hay y habrá”, una cosa es cierta: el sueño imperial se acabó para ti.

Da igual la actitud que le pusieras; tu derrota está ahí. La ilusión anterior no hace sino aumentar tu tristeza ante las ruinas. Pero de ti depende que ésta sea tu última lucha o que vuelvas a embarcarte en aventuras nuevas. La mera ilusión no te garantiza sacar las oposiciones a notario, ni siquiera acabar la carrera de Derecho. Si se presentan seiscientas personas para treinta plazas, un dato es incuestionable: sólo tienes un veinte por ciento de probabilidades de superar la selección. Y ninguna cantidad de actitud aumenta tal porcentaje.

Todo esto no quita para que el entusiasmo y la ilusión sean decisivos factores de cambio. Nada de lo dicho implica que debamos prescindir de un ánimo valeroso y decidio. Puede que una buena actitud sea condición necesaria, pero es obvio que no es suficiente. Hay muchas más cosas, y a veces más determinantes, que el mero mito de que “ten una buena actitud y lo demás llegará por añadidura”. Dicho esto, cultívala. Porque la actitud está muy lejos de serlo todo, pero hay algunas cosas que, sin ella, terminan quedándose en nada.

PD: ¡Todo el mundo a comprar entradas!

10 Mar

¿Cómo conocí a vuestra matrioska?

Y por tercer año consecutivo, estamos con vosotros en la antesala de un nuevo evento. Hoy, nervios e ilusión se dan la mano mientras ultimamos los preparativos de mañana. Esperemos que este TedxOviedoUniversity os resulte grato e inolvidable.

Hace cuatro meses comenzábamos a publicar los artículos relativos a esta edición y lo hacíamos explicando el lema de este año. “change from the inside”. En esta víspera, queremos recordaros el sentido tanto del lema como de su imagen, la matrioska.

Si os dais cuenta, nuestro lema “change from the inside” siempre va acompañado de una matrioska. Quizá algunos os preguntareis el ¿por qué? Para nosotros una matrioska es un símbolo de cambios, de evoluciones que puede llevar a cabo una persona para sacar su mejor yo.

Y ¿de dónde vienen estas famosas muñecas? Nada mejor que su leyenda (resumida) para explicarlo:

Érase una vez, un viejo carpintero ruso llamado Serguei que talló una muñeca de madera. Esta muñeca estaba muy triste porque quería ser madre. Serguei sabía que para ello tendría que abrirla y que sería muy doloroso. La matrioska (sí, hablaba) le miró y le dijo: “en la vida, las cosas importantes siempre suponen pequeños sacrificios”. De esta manera nacieron el resto de muñecas que formaron parte de un todo.

Y vosotros, ¿Cuántas muñecas tenéis dentro? ¿Cuántos sacrificios estáis dispuestos a realizar para alcanzar vuestros sueños?

En esta ocasión os dejamos a vosotros la reflexión, pensad en las preguntas y tratad de conoceros para poder sacar vuestro mejor yo.

Sin título

Para obtener el éxito verdadero hágase estas cuatro preguntas: ¿Por qué? ¿Por qué no? ¿Por qué no yo? ¿Por qué no ahora?” (James Allen).

Hasta mañana.

Sara Arrutia y Carlota Braña

20 Mar

24 horas

Así es, queridos amigos, tan sólo queda un día. Y aunque este post se titula “24 horas” en realidad son bastante menos. Para el equipo TEDxOviedoUniversity ha sido un verdadero placer -quebraderos de cabeza aparte- organizar el evento al que mañana podremos asistir. Nuestra intención es hacer(nos) reflexionar un poco no sobre el mundo que nos rodea sino sobre el mundo que hacemos entre todo, sobre las personas y sobre nuestra vida en general. Pero como la reflexión no está reñida con el placer, también tendremos ocasión de reír, de comer (y muy bien, por cierto), de dejarnos sorprender y hasta de llorar (por qué no).

Pues eso, que tenemos muchas ganas de veros a todos en apenas unas horitas de áspera espera porque, si para alguien trabajamos con tanto esfuerza dejándonos una pequeña porción de nosotros mismos, es para vosotros, nuestra más importante ilusión.

Un más que sentido abrazo y, como dijo Maríajo al finalizar ayer su entrada en este blog, “sed pacientes”.

 

Daniel Rodríguez Rodero

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies