15 Mar

5 Ideas para acabar con la procrastinación

Creo que si me apuntara a una competición de procrastinación podría ganarla. Procrastinar se refiere al hábito de retrasar situaciones y actividades que deben atenderse de inmediato, sustituyéndolas por otras que son más agradables y menos relevantes. Es decir, cuando somos un poco vaguetes pero le ponemos una excusa un poco más bonita, adornada con una palabra hipster.

¿No hay un refrán (¿o era una leyenda?) que decía ‘’no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy’’? Y reconozcámoslo, el sentimiento de acabar algo a tiempo y poder relajarte después porque te sobra tiempo es LA LECHE. Por que en el fondo, sabes que ser productivo y usar tu tiempo sabiamente ‘‘no está tan mal’. Pero, a decir verdad, y sin ir más lejos, debo hacer una confesión: reconozco que aquí estoy yo, escribiendo este artículo en periodo de gracia, cuando ya debería haberlo acabado hace… un tiempecito.

Compañero estudiante que lees esto, hoy escribo para ti. Estás a muy pocos meses de acabar el curso, y antes de que empieces a agobiarte, tranquilo!. Hoy quiero animarte desde mi experiencia como master pro procrastinator, dándote 5 ideas que yo llevé a cabo para ayudarme a ser un poco más productiva con mi tiempo y obtener resultados más eficientes en mi estudio y trabajo, y que puedes probar para vencer a tu odiado-amado enemigo, la procrastinación pereza.

  1. Puntualidad contigo mismo. Mis padres siempre me dicen que llego tarde a todos lados y que eso no cambiaría hasta que me auto-estableciera la meta de ser puntual conmigo misma. Santa razón! Ponte un meta, por ejemplo, estaré en la biblioteca a las 9.00 todos los días. La rutina hace la fuerza amigos!
  1. Deja de escuchar música, o cámbiala por música clásica. Cuando estudié en el extranjero, tuve un professor que ponía música clásica en sus clases. También hay estudios que dicen que ayuda a la concentración y al desarrollo del intelecto.
  1. El mundo de las ideas. Esto es un clásico. Son aquellos momentos en los que tienes una tarea por delante, pero de repente se te viene a la cabeza una idea muy, pero que muy spectacular que tienes que desarrollar ahora antes de que se te vaya la idea. Este fenómeno se llama ‘idea hopping’, y se trata de cuando la creatividad que hay en ti despierta, y empiezas a tener muchas ideas brillantes cuando ya estás trabajando o estudiando otra cosa importante. Esto ocurre como método de distracción, porque tienes tan poco ánimo de hacer lo que realmente tienes que hacer, que tu cerebro está dispuesto a idear algo totalmente innovador para convencerte a ti mismo de que no estás utilizando tu tiempo sabiamente. Cuando esto ocurra, escribe tu idea en un papel, para que no tengas excusa de que se te va a olvidar, y luego podrás volver a ella. #saberdecirqueno
  1. Cambia tu rutina, despacio, pero sin pausa. Es decir, entrena a tu cerebro con pequeñas cosas cada día. Los pequeños pero constantes pasos, tienen mucha más fuerza que los grandes pero inconstantes saltos.
  1. Sé positivo. No te desanimes si un día (vale, o dos) las cosas no salen como habías planeado cuando te viniste arriba e hiciste tu super calendario de productividad, sí, yo también hago esto. Cada día es nuevo y tienes una oportunidad para superarte. Además, recuérdate a ti mismo de otros logros conquistados por no haber dejado todo para el ultimo momento, y la buena sensación que eso te causó.

 

Sé que en este blog hablamos mucho de la importancia de la actitud, pero tiene mucha razón mi compañero Daniel cuando escribió hace unos días que muchas veces no todo es solo actitud, así que aquí tienes diferentes ideas con las que probar para empezar. A por ello!

P.D: Os esperamos el día 1 en el evento TEDxUniversity Oviedo!!!

02 Feb

La importancia de la inteligencia emocional (II)

La última vez que escribí hablaba de la importancia de la inteligencia emocional, basado en la investigación del Dr. Daniel Goleman. Y os voy a contar una cosa: Desde la fecha de ese artículo, he tenido dos entrevistas y algunas conversaciones con completos desconocidos, y en ambas, este concepto ha sido discutido. No discutido directamente, ya que hasta la fecha, nadie me ha preguntado cuán inteligente emocionalmente soy, sino en preguntas, respuestas, frases no dichas…  lo que me hace no dejar de pensar en la importancia de la inteligencia emocional.

Para refrescarnos la memoria, decía que se trata de la habilidad de identificar, entender, controlar nuestras emociones y comprender también aquellas de los demás a nuestro alrededor, para crear una atmósfera positiva y de crecimiento. En otras palabras, no dejando que las emociones nos controlen, ya que no es un hábito sano. Decía también que la importancia de la inteligencia emocional es que, las emociones, cuando no manejamos correctamente las emociones, están pueden hacernos daño, ya que influyen nuestra vida diaria de una manera mucho mayor de lo que pensamos.

Pensando en la misma idea, y sin querer que hoy leáis mucho, he pensado en dejaos con 3 de charlas TED que recomiendo, ya que leer textos e información está muy bien, pero escuchar ideas en acción es un complemento muy bueno! He seleccionado estas charlas, ya que, hablando de inteligencia emocional (siendo este un término tan complejo), me parecen 3 buenos conceptos con los que podemos empezar hoy (y hasta mi próxima entrada), por las 3 siguientes razones:

1º. Porque es importante ser humilde para aprender siempre algo de los demás, sea quién sea. En esta charla Adora Svitak recuerda la importancia de estar abiertos a aprender de aquellos que tienen mucho que compartir, dale al play para saber a quién se refiere!

https://www.ted.com/talks/adora_svitak#t-224999

 

 

2º. Porque tenemos el optimismo programado en nuestro ADN, y la doctora Tali Sharot habla de investigaciones que demuestran que tal vez nuestro cerebro realmente está ‘cableado’ para que tendamos a ver el lado bueno de las cosas.

https://www.ted.com/talks/tali_sharot_the_optimism_bias

 

3º. Porque la compasión es uno de los productos de la inteligencia emocional, y en palabras de Tippett: todos y cada uno de nosotros, frágiles e imperfectos como somos, incapaces como podemos sentirnos, tiene exactamente lo que necesita para ayudar a reparar la parte del mundo que podemos ver y tocar.

https://www.ted.com/talks/krista_tippett_reconnecting_with_compassion/transcript?language=es#t-933877

 

Espero que os inspiren y animen tanto como a mí.

18 Ene

La importancia de la inteligencia emocional

El año pasado mientras estudiaba fuera, escuchaba en una cafetería a una pareja que hablaba sobre las claves necesarias para ‘triunfar’ en la vida y ser una persona ‘exitosa’. En primer lugar tener una carrera con buenas notas, lo que prueba que eres una persona muy inteligente, tener méritos, cuantos más, mejor y además tener experiencia profesional, entre otras. Recuerdo sentirme un poco frustrada de escuchar esta conversación, ya que, pese a que estos son elementos importantes, se dejaban algo en el tintero: La inteligencia emocional.

Para aquellos a los que os suene (o no), la inteligencia emocional es la capacidad que una persona tiene de entender, seleccionar e identificar las emociones de uno mismo, y las de los demás para obtener resultados positivos. Es decir, es el arte de aprender a gestionar bien las emociones, para crear una atmósfera positiva con uno mismo y con la gente que nos rodea.

Uno de los profesionales en la investigación de este concepto fue Daniel Goleman, que popularizó con su libro Inteligencia Emocional en 1995. Es además speaker de una charla TED, que podéis ver al final de esta entrada.

Saber gestionar nuestras emociones no significa que llevemos siempre puestas las gafas de color rosa, y que no esté permitido frustrarse o enfadarse cuando las cosas no salen como deseamos.

La vida está llena de circunstancias que no podemos controlar. Sin embargo, sí podemos controlar nuestras emociones, lo que proporciona un mejor equilibrio mental con nosotros mismos y aquellos a nuestro alrededor, lo que afecta nuestra salud física, mejores relaciones, mayor satisfacción personal e interpersonal y según varios estudios, mayor éxito profesional. Además, sabiendo identificar qué nos ocurre, o que le ocurre a alguien y cuál puede ser el motivo, podemos utilizar las emociones para desarrollar una mayor capacidad de empatía y ayuda hacia los demás.

En su libro, Goleman afirma que lo que marca el éxito o el fracaso entre dos personas con el mismo CI, o incluso una persona con un CI por encima de la media, es precisamente la inteligencia emocional.

Goleman clasifica la inteligencia emocional como un término dividido en dos facetas:

  1. Inteligencia Personal: Es el modo es que nos conocemos y relacionamos con nosotros mismos, y comprende 3 partes:
  • Conciencia en uno mismo: Consiste en la capacidad de identificar y conocerse a uno mismo, tus debilidades, puntos fuertes, entender nuestros estados de ánimo.
  • Auto-control de sí mismo: La habilidad de controlar nuestras propias emociones e impulsos, es decir, pensar antes de actuar. Como por ejemplo, saber decir No.
  • Auto-motivación: El propio término la define. Es la habilidad de seguir adelante, con perseverancia, haciendo frente a las dificultades y levantándose al caer.
  1. Inteligencia Interpersonal: Esta por el contrario, determina el modo en que nos relacionamos con los demás:
  • Empatía: Según la RAE, es la participación afectiva de una persona en una realidad ajena a ella, generalmente en los sentimientos de otra persona. Ponerse en el lugar de otra persona.
  • Habilidades sociales: Es el talento en el manejo de las relaciones con los demás. Conocer a gente nueva, interesarse por historias de los demás, dedicarles tiempo de calidad… etc.

La importancia de la inteligencia emocional es que, las emociones, cuando no se manejan correctamente, pueden hacernos mucho daño, y tienen una influencia en nuestra vida diaria, tanto personal como professional, mucho mayor de lo que pensamos.

En la charla TED que encontráis aquí, Goleman cuenta como un día de hora punta, en el metro de Nueva York, cientos de personas pasaban por encima de un bulto que había el en suelo. Goleman, que recientemente había estado investigando sobre el creciente número de personas sin hogar en Nueva York, no tardó mucho en darse cuenta de que era una persona, a medio vestir, tiraba de costado en el suelo, inconsciente. Era una persona inmigrante que no hablaba inglés, no tenía hogar, ni trabajo, llevaba días sin comer y se había desmayado de hambre. Tras la reacción de Goleman de agacharse, este cuenta que no hizo falta más de un segundo para que una segunda persona también se agachara para ayudar, a lo que siguió una tercera, una cuarta, hasta formar un gran corro, en el que cada una ayudaba de diferente manera como mejor podía.

Acciones como estas desarrollan una mayor inteligencia emocional: compasión, empatía, conciencia de uno mismo y los demás, por esto, dice Goleman, se mantiene optimista, y yo también.

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.