12 Mar

Lo que nuestros ponentes nos dijeron hace un año (Entrevistas a los participantes de la pasada edición)

García Aguado: “Felicidad es sentirte bien cada vez que te acuestas por la noche”

 

Quizá éste sea la entrada más larga que hemos escrito, pero acaso también la más “jugosa”. Hace ya un año de nuestro último evento TEDx. Fue de los que llevamos hechos el más mediático, el que más atención suscitó tanto por la relevancia de los personajes como por el progresivo asentamiento de una iniciativa que nació con vocación de permanencia.

Una pregunta común entre los asistentes es la que sigue: ¿qué hacen los ponentes antes de salir al círculo rojo? ¿de qué hablan? ¿qué se comenta?  El post de hoy no sólo pretende responder a este interrogante, sino que también aspira a mostrároslo de un modo distinto. Podemos resumir que mientras los ponentes están dando su charla, los demás ultiman sus intervenciones o contestan a nuestras preguntas. ¿A nuestras preguntas? Sí, a cada uno de ellos solemos prepararle un pequeño cuestionario. Aquí os dejamos una selección de las mejores respuestas que los ponentes de la pasada edición nos regalaron hace justo un año. Son varios los temas que en ella incluimos y lo mejor de todo es que cada reflexión presenta la perspectiva, la atalaya particular de los entrevistados. Que las disfrutéis.

 

Sobre el cambio:

 

Yo creo que todo el mundo tenemos un recorrido, una historia. Aconsejo a la gente que las historias tienen que ser complejas, hay que tomar decisiones en la vida y hay que cambiar. Mi formación es de matemáticas y después me estoy dedicando a algo que no tiene absolutamente nada que ver con ello, pero sigo utilizando esos recursos que aprendí. Muchas veces esos cambios tan radicales en la vida no significan que abandones todo tu pasado, sino que incorporas tu pasado en lo que haces en el presente. Eso es lo interesante. Que no hay punto de ruptura absoluto, no empezamos desde cero, sino que empezamos desde lo que tenemos anteriormente y lo incorporamos en algo nuevo.

Miguel Espada

 

                Para cambiar hace falta humildad. Darte cuenta de que te equivocas, de lo que no estás haciendo bien y, sobre todo, levantar la mano y ser valiente para pedir ayuda. Cuando tu círculo te avisa, hacer caso y decir: “bueno, yo no sé si esto me va a llevar a buen término, pero, de la forma en que yo lo he hecho, no me ha servido. Entonces voy a hacer caso de los que, cuando lo han hecho, les ha ido bien. Fijarte en el cómo de quienes lo han conseguido. Cuando a alguien le va bien, en España siempre decimos “qué hijo de puta”, en vez de decir “coño, ¿cómo lo ha hecho?”. Un Ferrari o un buen puesto de trabajo o una pareja estupenda o una vida maravillosa. “¿Qué habrá hecho?” Ésa es la pregunta que deberíamos hacernos y no perder tiempo juzgándolo.

Pedro García Aguado

 

Sobre una época que cambia

 

Nos preparan para un trabajo que no existe, una sociedad que no existe, con herramientas tecnológicas que no existen… Entonces, ¿dónde está la clave? La clave está en prepararte para el cambio, no prepararte para algo concreto, sino para saber cambiar. De hecho, yo a mi asignatura la llamo “cambiologia” por eso, porque es la preparación para el cambio. Todos los gestores de recursos humanos, llamados ahora del talento, en lo único que están de acuerdo es que no saben lo que va a haber. Entonces, si no sabes lo que va a haber, ¿para qué te vas a preparar? Para la incertidumbre. Y el sistema educativo es un experto en certezas, pero en incertidumbres es un cero a la izquierda. No te prepara, no elijes nunca: ejercicio tres, página cuatro, examen de estos tres temas… Tú no decides, y si no decides ¿cómo vas a aprender a decidir? Cuando tengas una cosa que no conoces y nadie te lo va a decir porque tampoco lo conoce, ¿qué haces? Lo primero también es aprender a decidir.

Carlos Hevia

 

Hasta hace muy poco la vida media de una empresa del S&P, que es un grupo de empresas gigantes vistas desde un analista que se llama Standard & Poor’s, era de cuarenta años y ahora es de dieciocho. Y el modelo de negocio que las hacía viables era de veinte años, o sea, durante veinte años podían seguir ganando dinero con una misma idea; y ahora es de veinte meses. Con lo cual el modelo de negocio “se te hace así”, y tienes que buscar otro y “se te hace así” y tienes que buscar otro. El cambio es tan brutal que también estamos ofreciendo cambiar la cultura de una empresa y de una organización. Porque, si tú ves estos muros (por las paredes del edificio histórico de la Universidad de Oviedo) te hablan de que las cosas eran estables. Pero ya hemos visto que estamos en una época de cambio gigantesca y, si las mentalidades siguen ancladas y viendo por el espejo retrovisor, la empresa no va a cambiar. Es más, se va a morir. La mitad de las empresas que conocemos se van a hundir. Coca-Cola hasta hace poquísimo era siempre puntera en ranking de ganancias, ahora está en el puesto vigésimo o algo así. ¿Y esto por qué? Pues por la sencilla razón de están emergiendo otro tipo de empresas que tiene un modelo de negocio distinto, Google, Amazon etc. Entonces, ¿qué estamos haciendo? Ayudando a las empresas españolas, por ahora, a cambiar su cultura a base de una serie de imputs, de conocimiento y de diálogo.

Leticia Soberón

 

Nos vamos a encontrar en ambientes donde el profesor va a bajar del atril. El profesor ya no puede ser el centro de la clase. No digo que vaya a entrar virtualmente, va a poder estar en las clases. Pero hoy en día enseñar va a ser otra cosa. Vamos a ir a un mundo muy personalizado. Las tecnologías nos van a permitir personalizar el aprendizaje a un nivel individual. Porque tenemos muchísimos datos. Sabéis que las grandes compañías de hoy en día basan su éxito en los datos. Pues si cogemos esos datos y los analizamos previamente, vamos a poder dar un paso dentro de la clase y saber qué necesita cada uno de nuestros alumnos. Y como tienen una herramienta tecnológica que le va a permitir seguir aprendiendo, yo no tengo que estar explicando; por lo tanto, me voy a poder acercar a ti sabiendo lo que necesitas y poder ayudarte. Y eso es sólo va a ser posible, primero, si la tecnología está presente en el aula para que permita que cada alumno individualmente pueda seguir aprendiendo; y segundo, si el profe no es el único emisor de contenidos. Eso es el modelo de clase que creo que va a ser. Pasa de ser una clase lineal, a una clase circular.

Ovi Barceló

 

Sobre la educación en España

 

En vez de hablar de absentismo escolar yo hablaría de absentismo emocional porque lo emocional es lo que nos lleva al absentismo escolar y al fracaso, o sea, las emociones están totalmente olvidadas. La neurociencia ha demostrado que sin emociones no hay aprendizaje y resulta que eso tan importante no está. El segundo problema después de la emoción es la falta de actualización en la formación del docente. Pero yo lo focalizaría en un ejemplo muy gracioso, que es: ¿cómo vamos a enseñar a “aprender a aprender” si nosotros no sabemos “aprender a aprender”? Esto, por un lado. Y por el otro, ¿cómo vamos a saber enseñar si no sabemos cómo funciona el cerebro? Hay muchos avances en la neurociencia, creo que hace poco leí que el 95% de lo que sabe hoy del cerebro se supo en los últimos 10 años y ese conocimiento que está ahí apenas lo utilizamos. Enseñar sin saber cómo funciona el cerebro es como diseñar un guante sin haber visto una mano nunca. Entonces la formación a nivel técnico es otra y en relación a todo esto está la forma de llevar esto al aula, las metodologías. Sí que se va a necesitar TIC en la carrera, sí que se da pedagogía, pero de una manera muy teórica. A mí nadie me enseñó todo lo que aprendí a nivel de metodología, que sí aprendizaje cooperativo, proyectos… bueno todas las nuevas metodologías que hay las tuve que buscar, tuve que esforzarme en que me las formaran porque el sistema no me formó.

Carlos Hevia

 

La principal carencia del sistema educativo es que no abraza la diversidad. Y no me refiero a la gente que viene inmigrante o de diferentes culturas; me refiero a las diferentes maneras de aprender. Tendría que haber proyectos para absorber las diferentes maneras de aprender dentro de las aulas.

Pedro García Aguado

 

El tema de forzar a comer y el tema del qué hay que comer. Forzar nunca. Y hay un problema, y es que, a los niños, educativamente hablando, los tratamos como si fueran adultos. Y el apetito de los niños fisiológicamente no es como el de los adultos, su apetito es impredecible, es errático y no tiene porqué ser como el nuestro. Y le queremos imponer al niño una rutina que no debemos imponerle. Entonces ese es el primer acerca-miento erróneo que tenemos. El apetito infantil no es como el apetito adulto. He aquí el primer error.

Luego estaría ya el punto de qué les enseñamos a comer. Obviamente los niños no nacen mal comedores, sino que se hacen mal comedores. Al fin y al cabo, es una conducta. La conducta se aprende. ¿Cuál es el problema? Que es muy costoso, las familias se acomodan, pero no porque no les interese el niño, sino porque el niño está en un entorno, en un contexto, en el que está sometido a estímulos publicitarios, a estímulos sensoriales. Claro, veo en la tele Nesquik, me regalan algo con él, tiene dibujos, está riquísimo en unos umbrales de sabor para mi paladar brutales y luego quieres que me tome las judías verdes. Que encima, en un momento familiar de conflicto me las estás dando para que me las trague.

También están los comedores escolares, que convierten la comida en un drama. Incluso si hay niños que comen más lento, lo normal es sacártelos, pero con un ambiente bueno. Y los monitores de comedor, buf.

Aitor Sánchez

 

Yo creo que un buen Bachillerato es fundamental porque un Bachillerato profundo le permite al ciudadano normal entender que existen unas ciertas leyes naturales que rigen la vida. La Biología, la Química y la Física. No necesitas saber los detalles, pero sí entender la electricidad o las transmisiones de ondas o la gravitación. Es decir, el temario del Bachillerato es fundamental. Si esos temas se reducen en la enseñanza y al final no queda nada, pues entonces nos vamos a encontrar con una sociedad donde cada uno tiene un equipo móvil en el bolsillo, donde se utilizan tropecientas mil técnicas científicas y no sabemos qué se está haciendo. Es una cosa mágica. Es un milagro. Y, sobre todo, crea una dicotomía en la sociedad entre los que entienden y los que no entienden.

José Ramón Crespo

 

Los niños tienen que ser felices. Tienen que ser felices en el cole. Y si son felices, entonces su mente estará abierta para aprender. Si un niño está presionado, agobiado, o triste o estresado porque no ha hecho los deberes, o porque el profe le chilla, o por cualquier cosa que hemos visto en otras aulas, ¿cómo va a aprender? Es imposible.

Ovi Barceló

 

Sobre la excelencia

 

Como digo en mi ponencia, los trabajos se ganan con los títulos, pero se pierden por la falta de competencias. Yo soy maestro y voy a acabar trabajando en Microsoft. Yo no he estudiado tecnología. Yo he conseguido desarrollar unas competencias que van más allá de mis títulos. Por lo tanto, ¿qué pueden hacer los jóvenes? Pues formarse en esas competencias. Ser muy críticos a la hora de buscar información. Aprender a trabajar en equipo. Aprender a hablar en público. Aprender a resolver problemas. Aprender otras cosas, a la creación. Somos súper consumidores, no sentamos y tenemos muchísima información, leemos una barbaridad, pero tenemos que crear. Cuando adquieres esas competencias, tus títulos pasan a un segundo plano. Mira, yo el peor consejo que me han dado en mi vida, fue cuando llegué al cole por primera vez, que me dijeron “¿quién sabe hacer esto?”. Y dije “yo, yo” y alguien me viene y me dice “tú no has hecho la mili, ¿verdad?”. “No, no he hecho la mili”. Y me dice “pues en comunidad nunca muestres tu habilidad”. Y es lo peor que te pueden decir. O sea, ¿cómo que no? Destaca, ponte el primero, da un paso al frente, demuestra lo que vales. No te quedes en la mediocridad. Ve a por ello y demuestra todas tus competencias y todos tus potenciales. Porque en este mundo no te van a medir por tus títulos. Tú puedes ser la persona con más títulos del mundo, pero no lo vas a conseguir. Mira hay una anécdota que dicen que, en Apple, cuando la gran explosión de Silicon Valley, Steve Wozniak y Steve Jobs decidieron empezar a contratar gente. Y tenían en sus manos a todos los genios de la época. Y contrataron no al que más títulos tenía, sino aquel que no tenía que ser gestionado. Que tenía la capacidad de autogestión, que no tenía que ser controlado, que no necesitaba un jefe para decir “no es por aquí, sino por aquí”. Se quedaron con quien tenía iniciativa, autonomía, tenía autogestión, esas cosas que son competencias. Pero la pregunta es ¿quién tiene que enseñar esas competencias? Yo no tengo la respuesta eh.

Ovi Barceló

 

Hay que separar excelencia de otro concepto que se la está comiendo que es “exigencia”. La exigencia es compararte con un modelo de perfección y genera dolor, ansiedad, que nunca estás contento, que no te integras en los grupos porque piensas que alguien no hizo lo que tú querías que hiciera. Y la gente se confunde, confunde los términos y suele querer ir hacia la exigencia, el querer más y entonces se genera una insatisfacción continua. En cambio, la excelencia, que es ser mejor de lo que soy ahora, entiende el fallo como una oportunidad de mejora. Cada vez que alguien le manda corregir algo es como una oportunidad y eso ya se nota. O sea, la primera cuestión sería distinguir lo que es excelencia y una vez que lo distingues es fomentarlo, sobre todo el “aprender a aprender”, llevándoselo a la gente, picarle la curiosidad de que quieran aprender a aprender. El aprendizaje no se da cuando el maestro quiere enseñar, se da cuando el alumno quiere aprender. Yo creo que eso se acaba traduciendo en pasión por aprender. Y la pasión es contagiosa. Si yo quiero transformar a alguien en una persona diferente tengo que contagiarle mi pasión, y si no la tengo, difícilmente voy a contagiarle.

Carlos Hevia

 

Yo aquí reivindico el concepto de artesanía. La idea de artesano es una idea romántica; todos tenemos en la cabeza qué son los artesanos. Es una imagen que nos acompaña y que yo reivindico como una forma de hacer. Que tiene unas repercusiones estéticas, incluso éticas. Como hablábamos en la charla, el artesano es aquel que hace las cosas bien. Esa palabra “bien” es una palabra que proviene de la ética, que no viene de la estética. Que hace las cosas como deben ser, siguiendo un concepto propio de lo que está bien terminado. No es el que hace las cosas rápido o el que hace las cosas más bonitas, es el que las hace -insisto- bien. Y yo creo que eso es una forma muy interesante de ver la creatividad. El que seamos responsables de lo que hacemos más allá de que eso tenga un valor comercial o que tenga un valor de comunicación. El artesano también tiene una relación muy especial con la materia. Un buen artesano sabe trabajar con pigmentos, sabe trabajar con las betas de la madera, sabe cómo tallar una piedra. Todas esas cosas son muy importantes de cara a que los resultados finales tengan una personalidad única. Que no sean todo producción masiva e impersonal. Nosotros reivindicamos. ¿Cómo lo aplico a la creación del siglo XXI? Al final en el siglo XXI tenemos nuevos materiales de creación, nueva materia de creación que son las nuevas tecnologías. Entonces hay que tratar la electrónica como si fuera la piedra hace 2000 o 3000 años. O la programación como si fuera algo material que podemos moldear con nuestro conocimiento. Esa es mi idea que reivindico de artesanía.

Miguel Espada

 

Sobre la frustración

 

Cualquier tipo de comportamiento disruptivo tiene un origen. En este caso la ausencia de normas y límites en la educación hacen que las personas no sean capaces de manejar la frustración que producen las limitaciones que tenemos todos, tanto en nuestra vida como en nuestro trabajo. Yo siempre he dicho que el dopping tiene que ver con no aceptar el límite natural de la persona. En el caso de quienes no hacen deporte, y que cometen actos disruptivos, se debe a que si yo gano tanto dinero y ese dinero no me sirve para pagar las deudas que tengo o para llevar el nivel de vida que quiero, me veré tentado de elegir el camino más corto. Es decir, si tú no aceptas tus limitaciones, te las vas a intentar saltar.

Pedro García Aguado

 

Los trastornos de la conducta alimentaria están fomentados por la sociedad. Y el hecho de que el 95% de los casos estén implementados, sobre todo de anorexia y bulimia, en mujeres, es porque están sometidas a una presión estética brutal. Desde que se levantan sólo consumen. Viste así, sé así, con esta figura, ponte esto. A mí, como varón que soy, no me pasa nada si me afeito o no. Pero las mujeres se tienen que afeitar. Yo puedo ir como quiera, ellas no. Nosotros da igual, si aquí uno de nosotros sale más informal, será un hípster. Al final, se desarrolla tanta presión sobre unas personas que al fin y al cabo es normal que tengan esos trastornos. La presión estética y el consumismo fomentan los trastornos de la conducta alimentaria. ¿Cómo se previenen? Bien, ahora cambiemos el enfoque. Antes se hacía mal, antes se informaba a las chicas principalmente de lo que era la anorexia, lo que hacía una anoréxica o una bulímica para detectarlo. Y eran malos enfoques. Realmente como hay que hacerlo en la adolescencia es prevenirlos desde las habilidades sociales, la auto-aceptación, la autoestima, el auto-concepto. Si tú te aceptas, seas como seas, no tienes que huir de la anorexia porque no quieras ser anoréxica, sino porque tú te encuentras bien con tu cuerpo.

Aitor Sánchez

 

Sobre el éxito

 

El éxito está ahí. Es que el éxito no es la cantidad de dinero que tienes, el Ferrari que tienes. Después de todo lo que me ha pasado a mí, que teniéndolo todo era el tío más infeliz del mundo, pienso que la felicidad es sentirte bien cada vez que te acuestas por la noche. Decir: “Oye, bueno pues lo que he hecho hoy ha sumado o ha restado”. ¿Cómo me siento yo conmigo mismo? Aunque tenga 0€ en el banco. Pero lo que he hecho está bien.

Pedro García Aguado

 

Sobre la alimentación

 

¿Cómo mejorar nuestra alimentación? Mira, facilísimo. Comprar en un mercado y no en un supermercado. Es una tontería. Ya no es por la calidad únicamente, pero en un supermercado tú entras y el 90% de las opciones que te vas a encontrar son superfluas. Hay un stand de galletas, un stand de cereales, un stand de helados, un stand de dulces, un stand de chucherías, y luego está la frutería, que está mala, la carnicería y la pescadería ahí al fondo. Y encima no es cómodo. Entonces una gran cosa es ir al mercado porque allí hay materias primas, no hay productos procesados. No es que los procesados sean venenosos ni nada de eso, es que tienen materias primas de mala calidad. Tienen harinas, tienen azúcar, tienen grasas hidrogenadas. Son cosas más palatables, más adictivas. Entonces si tú vas a un mercado verás puerros, tomates, lubina. Es comida, al fin y al cabo. Éste es un gran consejo que siempre funciona. Otro es aprender a cocinar. Si alguien no tiene recursos, no acaba cocinando. Así de sencillo. Cocinar con más mercado y menos supermercado. Y sobre todo unas expectativas normales, introduciendo una buena alimentación en la dieta. Que no sea el momento que estoy a dieta y el momento en el que me paso. No. Vamos a comer siempre bien. Ese concepto de que las dietas son de un mes, es erróneo. Las dietas son de por vida. Los nutricionistas no estamos contando las calorías que tomamos todos los días. Yo no sé lo que me tomé esta mañana. Yo sé qué es más sano y menos sano. No puedes estar obsesionado con la comida. Y nos hacen que estemos obsesionados con la comida.

Aitor Sánchez

 

Sobre la ciencia en España

 

El desarrollo científico no se puede improvisar. Por unas cosas u otras España no fue tan rica en el siglo XIX como pudieron ser países con un boom económico como fueron los Estados Unidos u otras zonas europeas como Alemania. O sea que nos falta el XIX. En el siglo XX tenemos grandes conflictos en España que también detuvieron el progreso científico o lo ralentizaron. Luego hubo que asumir una tarea de formación en la población. O sea, que no es una cosa que pase de golpe. Estamos atrasados desde 1700 y pico. Y se está mejorando muchísimo, ojo, en estas últimas décadas, pero no se pueden dar inmensos saltos. Claro que hubiese sido mejor que hubiésemos empezado a trabajar en la física en 1870, pero no es así.

José Ramón Crespo

 

Tecnología y deshumanización:

 

Metida de manera incorrecta, la tecnología puede traer consigo cotas de deshumanización. La tecnología tiene que ser una parte que nos ayude a enseñar y nos ayude a educar. No puede ser la que eduque o la que enseñe. Porque si es la que educa o la que enseña, no hace falta profes, no hace falta ir al cole. Entonces, hay que hacer un estudio muy serio de cómo introducir la tecnología y cómo adoptar de competencias tecnológicas a nuestro alumnado sin que nosotros seamos prescindibles. Por eso mi conferencia se llama “Cómo perder un trabajo”. Porque si lo que hacemos es repartir contenido, Internet nos gana. Entonces tenemos que hacer otras cosas porque si no nuestro trabajo se va.

Ovi Barceló

 

No creo que la ciencia sea la causa de la deshumanización. La deshumanización puede venir simplemente del materialismo. Pongamos por caso: cuando el coche es más importante que la familia, no es la ciencia la que tiene tal culpa. O cuando es más importante que la vida social el tener el último modelo de teléfono móvil. O sea, las causas de la deshumanización no son esas. Muchas veces hay una miopía también en el mundo de la economía, en la cual se piensa que el ser humano es una cosa que se usa y se tira, pero no es la ciencia la que causa esto. Yo creo que son los mismos problemas que ha habido siempre en el fondo. Hoy en día, uno quiere chulear con el coche o chulear con el móvil, pero no es la ciencia el problema.

José Ramón Crespo

 

Consejos

 

Buscad, que el niño también lo hace. El niño investiga. Los bebés los dejas sueltos y, en el momento en el que empiezan a gatear, van buscando cosas y quieren ver qué es, a qué sabe, qué tacto. Esa actitud hay que mantenerla.

José Ramón Crespo

Yo le diría a la persona que tenga en frente: sé libre, porque si eres libre, puedes amar. No se puede amar si no eres libre.

Leticia Soberón

 

Ser coherente en la vida. Yo por ejemplo soy scout. Pero no de estos de las pelis americanas. E intento llevarlo a todas las facetas de mi vida. En todo. Intentar se transparente, intentar ser coherente, intentar ser humilde, natural. Pero coherente con tu forma de pensar. No ser falso. Yo creo que eso hace que duermas muy bien por las noches, de verdad. La coherencia en los actos.

Aitor Sánchez

 

De mayor, cuando las cosas no van como tú quieres, has de entender el principio de realidad que es: pues mira hija mía, por mucho que yo te quiera, y te quiero con locura, las cosas no van a ser como tú deseas. Las cosas no van a llegar siempre ni en la forma ni en el momento que tú deseas, pero eso no quiere decir que debas rendirte, todo lo contrario, ¿quieres conseguirlo? Lucha por ello. Yo acabo la conferencia con esta frase: hay que tener serenidad para aceptar las cosas que no puedes cambiar. Hay que tener valor para cambiar aquellas que puedes. Pero luego sabiduría para reconocer la diferencia. Hay cosas que yo no puedo cambiar. Yo no puedo estar chocando contra una pared, contra algo que no depende de mí.

Pedro García Aguado

 

Sed iconoclastas.

Miguel Espada

(Entrevistas realizadas por Carlota Braña, Sara Arrutia y Daniel Rodríguez Rodero)

08 Mar

5 claves para estudiar más en menos tiempo

Ayer os  animábamos a escuchar una TED talk donde os animábamos a leer diariamente. A su vez, en nuestro penúltimo post os dejamos un breve decálogo sobre cómo aprender con éxito. Siguiendo en esta línea, en nuestra entrada de hoy queremos regalaros 5 claves que complementan nuestros artículos anteriores.

Como la mayor parte de nuestro público está compuesto por estudiantes, creemos que nos agradecerá esta clase de consejos. Los de hoy van enfocados a esas veces en las que tenemos que estudiar un libro, un manual o una materia específica mediante la lectura de un sinfín de papers. Esperemos que os sean útiles.

Primera clave:

Antes de enfrentarte a la lectura de un libro o de cualquier otro documento, piensa por qué lo lees, por qué esperas que te sea provechoso. ¿Lees esa obra porque es la que consideras más adecuada o porque es la primera que encontraste? ¿Crees de verdad que puede aportarte la información que necesitas o la consideras un relleno para salir del paso?

Una vez hayas respondido a estas preguntas, actúa en consecuencia.

Segunda clave:

Ojea el índice, el abstract; si el título es conocido, consulta opiniones sobre su trascendencia. Esto te permitirá acotar tu búsqueda y calibrar mejor el alcance de tu actividad. Si al leer el índice (lo recomendable es que consultes tanto el general como el analítico o de materias), consideras que en ese libro no está lo que buscas, cambia. Recuerda este chiste a fin de evitar la conducta de su protagonista:

Érase una vez un hombre que caminaba por la calle de noche y encontró a un amigo bajo una farola, mirando al suelo como loco. “Qué te ocurre?”, le dijo. “¡Pues que me he bajado del coche y se me han caído las llaves de casa!”. “Y ¿dónde está tu coche?”, le dijo el hombre, dispuesto a ayudarle. “Allí, en la esquina”, dijo el amigo, señalando veinte metros hacia la calle en penumbra. “Pero entonces, ¿qué diablos haces buscando aquí las llaves?”, se asombró el hombre. “¡Es que aquí es donde hay luz!”.

Sin embargo, si tienes tiempo y la ocasión lo requiere, déjate sorprender. Habrá veces que no encuentres una llave, pero puedes encontrar una moneda.

Tercera clave:

Formula cinco preguntas (o las que consideres necesarias) que debes responderte durante la lectura. Lo mismo para cuando estés estudiando una asignatura. Eso sí, orienta tus preguntas hacia los puntos importantes. Un ejemplo: ¿Qué es la compraventa? Naturaleza jurídica, requisitos y efectos. ¿En qué consiste la fotosíntesis? Fases más importantes.

De este modo, focalizarás la atención de tu lectura hacia aquello que te resulte más relevante. Pero que eso tampoco te lleve a obviar lo demás. A veces, una simple anécdota puede ampliar nuestros horizontes. Recuerda que Fleming descubrió la penicilina gracias a un estornudo.

Cuarta clave:

Señala todo aquello que pueda serte útil. Márcalo, subraya, intenta concordar lo leído con conocimientos pasados. Haz que tu cerebro trabaje. De este modo, mientras lees, tu cabeza intentará relacionar los nuevos conceptos con aquellos que ya has adquirido y ello te ayudará no sólo a fijarlos sino también a ampliar tu visión sobre la materia.

Quinta clave:

Sintetiza lo útil. Nuestro sistema digestivo simplifica los alimentos hasta quedarse con los nutrientes que le interesan. Haz tú lo mismo. Elabora pequeños resúmenes sobre lo aprendido y no olvides responder a las preguntas iniciales. ¿Las has respondido correctamente? ¿Son esas las únicas respuestas válidas o existen otras alternativas? ¿Qué debo modificar en el método para hacerlo más eficaz?

Ya nos contaréis qué tal os resulta. En cuatro días nos vemos.

04 Mar

Decálogo para aprender con éxito

Hoy os dejamos con diez mandamientos para que vuestro aprendizaje -el cambio de vuestros conocimientos y aptitudes- os sea eficaz y rápido

  1. Duda. Duda de cuanto lees y de cuanto te dicen. Sólo así te sentirás dispuesto a contrastar la información que adquieres. Es el mejor modo de reafirmarla en tu cabeza.
  2. Ama el proceso. La cantidad de lo que ignoras siempre será superior a lo que sabes. No te conformes ni te recrees. Que tu lema sea: “más que ayer pero menos que mañana”.
  3. Viviendo y aprendiendo. Interioriza el conocimiento adquirido y trata de integrarlo en tu vida. De este modo, el tiempo no lo evaporará. Recuerda que “sabe más quien desea vivir sin saber que quien busca saber sin vivir”.
  4. Actúa. De nada sirven los planos de un edificio si finalmente no se construye. Por medidos que estén, por precisos que sean, lo importante es que la construcción sea un hecho. Lo que sólo existe en el papel termina siendo pasta de reciclaje. Eso sí, no lo fíes todo a la acción. Los libros no sólo están para adornar.
  5. Docendo discimus (aprende mientras enseñas). Este consejo se lo hemos copiado a Séneca, que sabía bastante más que nosotros. Ponte en frente de tus peluches y habla con ellos como si fueran tus alumnos. Así, el que aprenderás serás tú.
  6. Copia. En el mundo de la literatura hay una frase atribuida a diversos autores que dice lo siguiente: “todo lo que no es autobiografía es plagio”. Plagia, pero hazlo de los mejores. También para plagiar hay que aprender.
  7. El autodidactismo está muy bien pero compleméntalo con el interdidactismo. Interactúa con quienes te puedan enseñar, habla con ellos, participa en conferencias, debates, coloquios, mesas redondas. Acude y pregunta. Ello modificará tu actitud. Cuando una persona se rodea de quienes más conocimientos le pueden transmitir, esa persona aprende instantáneamente. Nuestro evento es una buena ocasión para ello.
  8. La inteligencia es como una gubia: de nada vale si no la golpeas con el mazo de la constancia.  Pese a ello, tomáte tus respiros. No te atosigues ni tengas prisa. A la naturaleza le ha llevado milenios sedimentar la arena que conforma las playas. A ti, en cambio, te llevará bastante menos.
  9. El mundo ha aprendido a base de ensayo y error. Tú debes hacer lo mismo pero procura no equivocarte en aquello que ya se equivocaron los demás y que hoy se tiene por falsado. Aunque a ti te lo parezca, la Tierra no es plana. Acuérdate de la teoría de Popper: lo que hoy tenemos por verdad incuestionable mañana quizá se considere una aberración. Ama la falsación.
  10. Duda de los consejos ajenos y principalmente de este decálogo. Así, al hacer caso a su mandamiento primero, lo estarás poniendo en marcha de la mejor manera posible.

Esperamos que os sirva de algo. Sin embargo, dudad de que ello pueda ser así.

PD: En una semana nos vemos.

Daniel Rodríguez Rodero

03 Mar

Hoy, Machado

Me gusta aprovechar este espacio para divulgar mis aficiones. Una de ellas es la poesía. En estos tiempos en que los libros de la universidad se atan a mí como si fueran bolas de preso, aprovecho estos pequeños descansos que me brinda TEDx para reencontrarme con ella.

Vivimos en un mundo en el que triunfa lo breve. Los pobres mortales no tenemos tiempo para grandes circunloquios y consumimos miniaturas de aficiones. Leemos tuits en lugar de artículos, cuentos en lugar de novelas o vemos un resumen de las noticias en lugar de tragarnos un telediario entero. Siendo consciente de ello, no me gusta abusar del ocio del lector. Por eso opto por escribir breve y sencillo, cosa poco habitual en mí.

Volviendo a lo que decía en el primer párrafo, hoy toca poesía. Ya dije en una entrada anterior que el cambio está ligado al movimiento. Yo hoy he traído un pequeño poema de Antonio Machado en el que se ve claramente esta conexión. Aquí os lo dejo. A poco que os esmeréis, podéis encontrar su versión musicalizada.

Todo pasa y todo queda

pero lo nuestro es pasar,

pasar haciendo caminos,

caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria

ni dejar en la memoria

de los hombres mi canción.

Yo amo los mundos sutiles

ingrávidos y gentiles

como pompas de jabón.

Me gusta verlos pintarse

de sol y grana, volar

bajo el cielo azul, temblar

súbitamente y quebrarse.

Dices que nada se pierde,

y acaso dices verdad;

pero todo lo perdemos,

y todo nos perderá.

Si asumimos que lo nuestro es pasar (el cambio, el movimiento), sólo nos quedará intentarlo.

28 Feb

El cambio desde dentro a través de sonidos y colores

Como ya sabéis, el lema de este año es Change from the inside (el cambio desde dentro). Pero, ¿qué significa realmente esta frase para vosotros? ¿Qué situaciones a lo largo de tu vida os han supuesto un antes y un después, un cambio verdadero? Quizás esta entrada os sirva de ayuda o inspiración para completar el formulario.

Hoy os quiero hablar de Neil Harbisson, un artista británico e irlandés, conocido por haberse convertido en el primer cíborg reconocido por un gobierno. Nació en Londres con acromatopsia, una anomalía de la visión a consecuencia de la cual no puede ver colores. Estudió piano y composición en la Dartington College of Arts (ahora anexionada a la Universidad de Falmouth) pero el verdadero cambio le llegó en 2004 cuando se operó para colocarse cuatro implantes dentro del cráneo: dos antenas, un implante de vibración/sonido y un implante de Bluetooth.

El dispositivo que sale de su cabeza (él lo llama eyeborg) convierte las distintinas longitudes de onda de los colores en frecuencias o sonidos audibles, que puede oír gracias al implante que le transmite la vibración directamente al cráneo. Uno de los principales problemas a los que tuvo que enfrentarse fue memorizar el nombre con el que nosotros nos referimos a los colores. Pero entonces comenzó el cambio desde dentro, asociando a cada color un sonido. Poco a poco fue desarrollando una sinestesia, y color y sonido dejaron de ser sensaciones distintas.

A día de hoy, no sólo distingue más colores que cualquier persona, sino que se ha adentrado en partes del espectro más allá del visible: el infrarrojo y el ultravioleta. Puede ver cuando tiene que echarse crema de sol para no quemar y también puede ver los detectores de movimiento en una sala. Además, la mezcla de los sentidos y la integración cerebro/eyeborg es tal, que sueña colores, oye cuadros, ve música y distingue a las personas por su sonido característico.

A continuación os dejo la TEDTalk de Neil Harbisson de junio de 2012 en Edimburgo.

https://www.ted.com/talks/neil_harbisson_i_listen_to_color

“El conocimiento proviene de nuestros sentidos, así que si los ampliamos, también lo hará nuestro conocimiento.”

Iyán Méndez Veiga

08 Feb

La ley del 80-20

Hoy os traemos una pequeña recomendación: concentrar el 20% de nuestros esfuerzos en el 80% de los resultados. En puridad, este enunciado no se trata de un consejo sino de una especie de “ley”. Es el conocido como “Principio de Pareto” o “Regla del 80/20”, tambiñen denominada “principio de los pocos esenciales”.

Para aquellos que tengáis curiosidad, Pareto fue un matemático y economista italiano de finales del siglo XIX y principios del XX. Más bien fue una reencarnación del uomo universale del Renacimiento, un cráneo privilegiado que lo mismo estudió los equilibrios microeconómicos como elaboró una teoría sociológica sobre las élites. Todo ello siendo un hombre de formación matemática y especializado en física, es decir, un hombre de ciencias cuya vida terminó orientada al ámbito de las humanidades. Asimismo, Vilfredo Pareto fue un notable político en la Italia de su época, llegando a ser senador vitalicio, aunque esta faceta sea la que más ha empañado su nombre debido a su relación amor-odio con Mussolini.

No obstante, lo que hoy nos interesa es la regla a la que aludíamos en el primer párrafo. Pareto la enunció así: “el 80% de las tierras de Italia pertenecen al 20% de la población”.

Ya en los años 50, Joseph Juran, gurú del management y la calidad total, extrapoló este principio al ámbito de la empresa. Algunas de sus aplicaciones son las siguientes:

–    El 20% de los artículos posee el 80% del valor del almacén.

–    El 20% de los procesos en una línea de producción causa el 80% de los fallos de calidad.

–    El 20% de los inputs produce el 80% de los outputs.

–    El 20% del personal crea el 80% de los problemas.

Los porcentajes, obviamente, no tienen por qué ser exactos. La cuestión estriba en que un porcentaje relativamente pequeño de las causas produce un porcentaje relativamente grande de los efectos.

Por tanto, a la hora de transponer este principio a nuestra vida diaria debemos partir de los siguientes puntos.

  1. Establecer qué metas son las más importantes.
  2. Descubrir donde debemos centrarnos, cuál de todos nuestros esfuerzos tiene una potencia mayor, es decir, en qué aspecto de nuestros quehaceres debemos incidir.

Fue Juran, precisamente, quien bautizó este principio con el nombre de los “pocos esenciales” en claro contraste con los “muchos triviales”, dado que son estos pocos aspectos los que explican la mayor parte del resultado. Otra manera de enunciar este principio sería así: “es mucho más importante hacer las cosas correctas que hacer las cosas correctamente”.

Algunos ven en este enunciado la supremacía de la eficacia sobre la excelencia, la utilidad sobre la perfección, el notable sobre el sobresaliente. Sin embargo, ello no impide que haya tareas en las que debamos aspirar a un resultado óptimo, total, redondo. Ahora bien ¿cómo identificar cuáles son estas tareas en las que debemos aspirar a lo sublime? Sencillo: aplicando la ley de Pareto o regla del 80/20.

PD: Ya queda menos para que se abra el plazo de inscripciones. Estad atentos, amigos, porque… ¡las entradas vuelan!

27 Ene

Supérate

Hoy os traemos una propuesta diferente, quizás inesperada para lo que os tenemos acostumbrados. Esta vez queremos darle algo más de ritmo al post, queremos ponerle banda sonora a nuestra reflexión y que os acompañe en la vuestra. Normalmente solemos hacer una breve introducción a todos los videos pero por esta vez… ¡Música maestro!

https://www.youtube.com/watch?v=1u-niluB8HI

No creo que nos haga falta comentar lo sucedido en este video, suponemos que a cada uno os habrá despertado unos sentimientos parecidos, pero como son todo suposiciones nuestras os contaremos qué significó para nosotras.

Cuanto más lo veíamos más ganas nos entraban de hacer cosas, de superar nuevos retos y dejar de lado las excusas que tanto nos frenan en nuestra vida. Si lo pensamos, la mayoría de las ocasiones somos nosotros mismos los que nos ponemos la zancadilla y vemos el futuro al otro lado de un precipicio. En lugar de construir puentes o buscar otro camino para alcanzarlo, dejamos pasar esas oportunidades por miedo, pereza o falta de confianza.

Desde aquí os animamos a cambiar estos aspectos y os proponemos que cuando vuestras fuerzas flaqueen en la lucha por cruzar estos precipicios, recordéis esta estrofa que dice así:

It’s our time to make a move

It’s our time to make amends

It’s our time to break the rules

Let’s begin…”

P.D. Os dejamos la letra con traducción para aquellos a los que os apetezca leerla.

http://www.letraseningles.es/letrascanciones/traduccionesXZ/XAmbassadors-Renegades-Traducida.html

Carlota Braña y Sara Arrutia

19 Ene

Vive

No desesperes. Las urracas, los cuervos del camino

no siempre codiciarán tus ojos.

Sabes que ningún llanto conoce más de un siglo

y aunque pases tus días recordando las horas que nunca fueron,

los relojes continúan su marcha.

No te resignes, las piernas sólo duelen a quienes caminan.

Tampoco pienses que el mundo gira para crear la noche.

Consuélate con que esa nieve de pañuelos

que ahora te despide frente a la inmensidad del vacío

algún día despedirá tus horas negras. No te rindas.

La lucha será larga y te llevará por el camino de las sombras

pero eso tú ya lo sabes.

Cuida a tus dioses, implórales, susúrrales al oído

y reza para que ninguna cornada se convierta en la última

porque eso querrá decir

que habrás vuelto a enfrentarte a la acometida de tus monstruos.

He aquí tu desafío: no dejarte vencer por esta lucha

a pesar de que tu derrota está escrita en un sobre.

14 Ene

Año nuevo, propósitos nuevos

Todos nos hablan sobre cambiar nuestra vida, sobre enfocarla hacia un futuro mejor. Sin embargo, muchas veces son metas casi inalcanzables. Dean Ornish propone unos objetivos más concretos y cercanos. Nos expone cómo a través de cuatro puntos podemos conseguir este cambio más inmediato:

1. Comer sano.

2. Hacer ejercicio.

3. Trabajar razonablemente.

4. Amar, ayudar, perdonar…etc.

Como habéis podido ver, el cambio no es solamente algo referente a tu personalidad o a causas externas, sino también relacionado con tu salud y con tu estilo de vida. Con cuatro simples claves podemos hacer que nuestra vida dé un giro y a la vez cuidemos de nuestra salud.

Ahora que comenzamos un nuevo año, os invitamos a añadir estos cuatro puntos mencionados a vuestros propositos a lograr en este 2016. Tener el cuerpo y la mente sanos y equilibrados supondrá una mejora notable y permitirá una actitud mucho más abierta, enérgica y favorable para los cambios inesperados que te vayan apareciendo a la largo del año.

Aunque hay que pensar a lo grande, para poder hacer cosas grandes; también el cambio está en las pequeñas cosas, y esos detalles pueden marcar la mayor de las diferencias.

Carlota Braña y Sara Arrutia

10 Ene

El cambio de las mariposas

 

 

Sin título

lll

A lo largo de nuestra vida pasamos por numerosos cambios, problemas, conflictos… Quizá los más difíciles de aceptar o superar son aquellos que, aun proviniendo del exterior, afectan a nuestra parte más interna. Cuando aparecen, suelen ser de repente, sin previo aviso y no solemos ser capaces de afrontarlos instantáneamente. Comenzamos a perder el ritmo porque la vida se convierte en una alta montaña y parece que nunca conseguiremos ver la cima. Esto nos puede recordar a una oruga en su etapa previa al cambio.

Poco a poco ese problema nos va consumiendo, encerrándonos en nosotros mismos y perdiendo paulatinamente el contacto con el exterior. Llegamos también a un momento en el que decidimos cortar con toda interacción entre nosotros y el exterior convirtiéndonos en una especie de crisálida.

Al final, llega un punto de tal saturación, en el que te ves desbordado y en un profundo pozo del cual no crees poder salir. Es ahí cuando nos decidimos a romper ese capullo, a actuar y a luchar por combatir esa frustración, ese miedo, ese agobio. Una vez que damos ese paso, que nos decidimos a cambiar y a romper con esa barrera que nos separaba de los demás, es el momento en el que nos convertimos en mariposas. Nos liberamos de ese peso y nos elevamos, como si tuviésemos alas, llenando nuestra mirada de nuevos matices, posibilidades y alcanzando la cima esperada.

Salir de la etapa de oscuridad, no es fácil. Requiere de mucha valentía, esfuerzo y voluntad. Pero todo se puede solucionar si realmente se quiere. Lo fundamental es tener claras cuatro cosas:

  • Que tienes un problema.
  • Que quieres solucionarlo (convencerte de ello).
  • Ver a dónde quieres llegar, tu objetivo, tu meta. Y a través de este objetivo plantear una serie de pautas para conseguirlo.
  • Rodearte de gente que te quiera, porque serán ellos los que te ayudarán con todas sus fuerzas a salir de ese pozo.

“Convierte los muros que aparecen en tu vida en peldaños hacia tus objetivos”

Carlota Braña y Sara Arrrutia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies